Época de Calçots – Receta

 

Ya estamos en época de Calçots, algunos os preguntaréis ¿que son los calçots? pues bien, es una variedad de la cebolla que requiere un cultivo especial para que salga de forma alargada, y es uno de los platos típicos de la gastronomía catalana, muy consumido a finales de invierno con salsa romesco, y quedan deliciosos.

Que necesitamos:

  • 1 o 2 manojos de calçots (esto dependerá del número de comensales)

Para la Salsa Romesco:

  • 3 ñoras
  • 12 avellanas
  • 1 cabeza de ajo
  • 2 guindillas
  • 2 tomates maduros
  • 2 rebanadas de pan
  • 1 vaso de aceite de oliva
  • 1/2 vaso de vinagre
  • Sal y pimienta

Empezamos preparando la salsa romesco…

La noche de antes, deberemos dejar las 3 ñoras en un cuenco con agua durante toda la noche. Al día siguiente ya podremos empezar a preparar la salsa. Primero sacaremos las ñoras del cuenco y reservaremos el agua, a continuación tostaremos los dos trozos de pan en una sartén con un poco de aceite, una vez estén tostados reservamos. Preparamos en un recipiente pequeño para horno, donde introduciremos las 3 ñoras de la noche anterior, los dos trozos de pan tostados, la cabeza de ajo pelada, las 12 avellanas, los 2 tomates maduros, las dos guindillas y verteremos el vaso de aceite y el medio vaso de vinagre, sal pimentamos. Una vez tengamos todos los ingredientes introduciremos el recipiente  en el horno a 180 grados durante 45 min.

Pasado el tiempo sacamos el recipiente del horno y a continuación le retiramos la piel a los tomates y le sacamos el rabo y las pepitas a las ñoras. Lo vertemos todo en el recipiente para triturarlo y le añadimos un poco del agua que teníamos reservada de las ñoras y trituramos todo.

¡Ya tenemos nuestra salsa romesco!

Vamos con los calçots…

Lo primero que haremos será limpiarlos un poco quitándoles las raíces y la primera capa de piel.

Aunque hay diversas maneras de cocinarlos la más tradicional es asarlos al fuego en una parrilla, como podemos ver en la imagen.

Un dato, para saber si están hechos, antes de sacarlos de la parrilla comprobar que sueltan un poco de agua, esto nos indicará que están en su punto.

Ahora sí a disfrutar de los calçots 🙂