El mercado

El Mercat de l’Olivar está ubicado en pleno centro histórico de Palma. Construido en 1951, es un edificio luminoso de arquitectura mediterránea compuesto por dos naves perpendiculares convergentes que se abren como brazos acogedores hacia una plaza diáfana que invita al tránsito y el encuentro.

Tras cuarenta y siete años, el Mercat de l’Olivar enfrentó una crucial transformación organizativa: se convirtió en Sociedad Mercantil agrupando a los comerciantes del mercado. En 1998, consiguieron la concesión administrativa, lo que les permitió encarar una profunda remodelación que culminó en el año 2003.

Los gremios de pescadería, carnes, frutas y verduras se reagruparon ubicándose en espacios propios aunque interconectados, reforzando la sensación de espacio esponjoso y organizado, colectivo y orgánico. Se potenció la iluminación natural facilitando la difusión de la luz, clara y mediterránea, por todo el edificio.

Se facilitaron los accesos externos al mercado y la movilidad interna con escaleras mecánicas del primer al segundo piso y suelos lisos, cerámicos que permitían el deslizamiento suave, armonioso, limpio, de los carritos de los clientes y los proveedores del mercado.

Textos de Distribución y consumo por Juan Ignacio Robles

Terrenos para la construcción del Mercat de l’Olivar, 1948.

Aspecto del Mercat de l’Olivar en sus primeros años de vida.

El Mercat de l’Olivar es un monumento referente en nuestra ciudad, además de ser el mayor y más completo mercado municipal de Palma. Un edificio sobrio con fachada color albero que se alza justo en el corazón de la ruta de visita de nuestro casco antiguo de Palma y con acceso desde sus cuatro laterales.

Os dejamos un vídeo de la Filmoteca Española que muestra los orígenes del actual Mercat de l’Olivar en su primera fase, un acontecimiento histórico para dar lugar al que sería el mercado de abastos más relevante de la isla, el cual se enmarcaría en la zona más céntrica de Ciutat, en el corazón de nuestra Palma.

El Mercat de l’Olivar ha sabido reinventarse a sí mismo, siendo capaz de unir lo mejor de la tradición gastronómica mallorquina y modernidad. El mercado acoge las más actuales tendencias de orígenes muy diversos, completando una amplia oferta culinaria internacional. A su vez, incorpora servicios y mejoras continuas que facilitan al máximo los procesos de compra y consumo de sus productos a sus clientes, como por ejemplo la posibilidad de realizar pedidos anticipados.

Mercat de l’Olivar dispone de 16 puestos de frutas y verduras, 26 de pescados y mariscos, 11 de carnes y aves, 8 de quesos y embutidos, junto con los 27 locales que conforman su amplia oferta gastronómica que se suman a los 18 comercios que ofrecen otros servicios complementarios, junto con su renovada galería comercial.